Despacho Ultra Rápido: En tus manos al día hábil siguiente
El eructo del bebé

Image title

Contrario a lo que comúnmente se piensa, un bebé bien amantado no debiera eructar.

Si el acople boca-pezón-areola es correcto, el bebé no tragará aire, sin embargo, si toma con mucha avidez, se atora o llora al cambiarse pecho, lo más probable es que lo trague.

Image title

Si después de tomar el bebé se queda dormido plácidamente, lo más probable es que no tenga aire que expulsar, si en cambio se muestra intranquilo e inquieto es posible que tenga que eructar.

Para ayudar al bebé a eructar, se recomienda ponerlo en posición vertical y masajear su espalda delicadamente. Otra forma es sentarlo y con una mano se le afirma el pecho o la cabeza (los dedos afirmando la mandíbula) y con la otra se le masajea la espalda.

Si se logra amamantar con éxito, lo más probable es que el bebé vacíe ambos pechos y quede lo suficientemente satisfecho para dormir tranquilo y sin sobresaltos.

→ ¿Cómo fomentar la producción de leche?